Becarios y becarias recuperan biblioteca pública en el corazón de la sierra falconiana

En el marco de la conmemoración de los 204 años del izamiento de la bandera

Becarios y becarias recuperan biblioteca pública en el corazón de la sierra falconiana

Como parte del evento se realizó un sencillo acto protocolar para conmemorar el Día de la Bandera, posteriormente se ejecutaron los trabajos de desmalezamiento de los alrededores de la biblioteca y además, el artista Javier Loyo elaboró un mural con el tricolor nacional y el rostro del Libertador Simón Bolívar

Un grupo de estudiantes, becarios y becarias del Gobierno Bolivariano, a través de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (Fundayacucho), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ciencia Tecnología e Industrias Intermedias, se encontraron el pasado 3 de agosto en la población de Cabure, capital del municipio Petit, internado la Sierra de Falcón, para recuperar los espacios de la biblioteca pública Servando Garcés.

La iniciativa se realizó en el marco de la conmemoración de los 204 años del izamiento de la bandera nacional por primera vez en tierras venezolanas, en la Vela de Coro, de la mano del Generalísimo Francisco de Miranda.

Como parte del evento se realizó un sencillo acto protocolar para conmemorar el Día de la Bandera, posteriormente se ejecutaron los trabajos de desmalezamiento de los alrededores de la biblioteca y además, el artista Javier Loyo elaboró un mural con el tricolor nacional y el rostro del Libertador Simón Bolívar; paralelo a estas actividades, los voluntarios y las voluntarias participaron en un encuentro deportivo con los y las jóvenes de la comunidad.

“Este es otro logro del Gobierno en el marco del Año Bicentenario y muy provechoso para nuestro pueblo, porque además la actividad permite que los y las jóvenes de la zona ocupen su tiempo en algo provechoso”, manifestó Mary Campos, asistente de la biblioteca y habitante de Cabure.

Unir pueblos, unir voluntades

El trabajo voluntario “nos ayuda a profundizar la sensibilización y responsabilidad del ciudadano que estamos formando dentro de nuestras instituciones, ya que, como la palabra lo indica, el trabajo voluntario nos permite desprendernos de la rutina del día a día y unirnos a la comunidad”, señaló Francisco Urbina, becario de Fundayacucho y estudiante de la licenciatura en Turismo en la Universidad del Zulia (LUZ), núcleo Punto Fijo.

El voluntario agregó que "hace el trabajo con bastante amor. Los muchachos vienen para acá sin ninguna obligación y la verdad es que disfrutamos bastante, compartimos con estas comunidades y esperamos seguir profundizando con otras, para así fortalecer la Revolución”.

Julio Padilla, aunque no es becario de Fundayacucho se unió a esta jornada, porque considera que ser voluntario es apoyar el proyecto socialista. “Este trabajo es la expresión de lo que es el Socialismo, porque si los muchachos están recibiendo un beneficio por parte del Estado, los trabajos comunitarios son una forma de retribuir esa ayuda”.

En ese sentido, José Gregorio Díaz, promotor del Instituto de Cultura de Falcón (Incudef) y coordinador de las Jornadas Corazón Adentro de esa misma entidad afirmó que “el trabajo del voluntario es unir pueblos, unir voluntades” y agregó que el trabajo voluntario debe ser visto “no como una obligación, sino como la esencia de la vida, como el apego al espíritu”.

“Creemos que Fundayacucho está haciendo patria socialista al lado de los pueblos que están renaciendo”, puntualizó e indicó que todas las instituciones del Estado deben promover el trabajo voluntario, porque antes el estudiante estaba dentro de 4 paredes, pero “hoy el estudiante sale a la comunidad y se une al pueblo”.

Precisamente, la intención de los voluntarios y las voluntarias es dar el ejemplo, así lo explicó María Magrini, becaria y estudiante de la licenciatura en Computación de LUZ: “Este tipo de trabajos llama a la reflexión, todos debemos unirnos, el pueblo no tiene que estar dividido y los estudiantes estamos dando el ejemplo, para que la sociedad vea que estamos comprometidos”.

Francisco Urbina, becario de LUZ, hizo una reflexión que, a su vez, es una convocatoria al despertar de la conciencia: “No podemos soñar con un joven integral si no sabemos de dónde venimos… y venimos de luchar, de una lucha constante y larga que tiene muchos años. La batalla continúa, todavía falta profundizar, hacer mucha autocrítica, reflexionar y seguir con las ideas para que cristalicemos este gran proyecto de país”.

/content/body/p[12]/span, reference to undefined name 'ajaxWorkFlow': line 1, column 1 (click for details)


Prensa MCTI/Fundayacucho
Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Innovación [ir arriba]